Páginas vistas en total

Personas que han decidido seguir el blog

domingo, 23 de marzo de 2014

La mancha .- (Mi pequeño rincón, pequeños relatos)

Mi dedo índice rodeaba lentamente una simple mancha en la alfombra del salón.
Mi mente paseaba absorta por pensamientos vagos, casi imperceptibles, pero ahí estaban.
A todo esto entraba un rayo de sol por el pequeño agujero de la persiana que nunca conseguí llegar a cerrar por completo. Fuera hacía buen día pero mis fuerzas no eran suficientes ni tan siquiera para abrir la ventana. Así pues descansaba mi cuerpo sobre la desgastada alfombra de los años setenta llena de polvo y lágrimas.
Hacía tiempo que ya no estaba conmigo, hacía días, meses, años, pero su recuerdo permanecía en mi interior como la llama ardiente que destaca sobre el resto en una proclamada hoguera. Jamás olvidaría su rostro, pero si hay algo que sé que jamás llegaré a olvidar es su aroma. Solo ella olía así. Esas notas dulces, casi inapreciables pero capaces de llenar el más vacío de los corazones.
Algunos días logro vestirme, asearme y salir fuera de casa. Me armo de valor y finjo ser una persona normal, como si no me matase la agonía de ausencia, e incluso las personas que me rodean llegan a creerlo. Pero esa no es la realidad, a realidad es fría, dura y cruel. La realidad me ahoga por dentro mientras me envuelvo en falsas sonrisas, en falsos abrazos y falsas rutinas. Una falsa vida.
Quisiera irme de aquí, regresar a su lado esté donde esté, y si eso no se puede alcanzar irme de este mundo y no soportar esta tortura. Me falta su calor, me falta su alegría, me falta ella.
Sin embargo otros días me dejo hundir en mi cobardía, dejo que me venza y no lucho por nada. Me aferro a una manta vieja y un pijama usado, es lo único que me acompaña durante horas mientras me tumbo en la vieja alfombra y hago círculos alrededor de la mancha.
Esos días soy la persona que en verdad soy, no me hace falta fingir, nadie me obliga a sonreír. Si quiero llorar, lloro, si quiero gritar grito. Si me consume la indiferencia, me consumo con ella.
La punta de mi dedo había perdido toda sensibilidad de la cantidad de horas que lleva girando alrededor de aquella mancha como si aún pudiese acariciar el cuerpo desnudo de la persona que más amé. Había momentos en los que incluso llegaba a sentir su calor, su suavidad, su tacto invadiendo cada espacio de mi ser. Pero siempre despertaba, tan solo era un mancha. La mancha. Esa mancha. Su mancha. Lo único que me queda de ella.
Una insignificante mancha del zumo de frutas que un día cualquiera se le fue de las manos aterrizando en la alfombra mientras una sonrisa, para mi eterna, inundaba su rostro. Un día cualquiera, un hecho insignificante para cualquiera, una mancha corriente que se ha convertido en el único porqué de mi vida.



Experiencia 

1 comentario:

Music

DEJA TU COMENTARIO

DEJA TU COMENTARIO
Se agradecen opiniones, críticas y sugerencias =)